La escopeta, la gran enemiga del perro de muestra

Dic 09 2016
Valora este artículo
(15 votos)
La escopeta, una de las principales causas por la que se estropean perros de muestra La escopeta, una de las principales causas por la que se estropean perros de muestra

Hace tiempo leí un artículo que decía que el cazador español se gastaba de media unos 1.200€ en la compra de una escopeta. No tengo la misma estadística sobre la compra de perros, pero me atrevería a decir que de media se gasta unos 250€ en la compra de un cachorro. El ejercicio de la caza en mano está formado de forma unívoca por un binomio de escopeta y perro. Entonces ¿Por qué esta desproporción? ¿Es 6 veces, si atendemos al gasto medio, más importante la escopeta que el perro?

 

Pues bien, en este artículo explicare por que la escopeta es uno de los mayores peligros del perro de muestra. Si miramos hacia los orígenes del perro de muestra, recordaremos como la invención del cartucho fue lo que hizo proliferar a este tipo de razas, hasta entonces usadas únicamente por cetreros y cazadores con red. La paradoja, en este caso, es como el invento que hizo proliferar el auge de las razas de perros de muestra, ahora es una de las razones por la que se estropean más perros. ¿Por qué?

Alguien puede pensar que es por miedo a los tiros o algún otro tema similar. Nada más lejos de esto. Para saber por qué le escopeta puede estropear nuestros perros debemos de recordar como aprenden los perros, algo de la que ya os hable en anteriores artículos. Simplemente recordaros que los perros aprenden por asociaciones las cuales pueden ser condicionadas por nosotros, ya sea directa o indirectamente, queriendo o sin querer.

 

MORDER CAZA PARA SER UN BUEN PERRO.

El buen perro se hace a base de morder caza ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Son de estas frases hechas que a base de repetirlas cientos de veces parece que sean certezas absolutas, pero está en concreto tiene algún matiz. ¿De qué razas de perros hablamos? Si hablamos de razas de perros levantadores como los retrievers, o de especialistas en velocidad como galgos podría hasta estar de acuerdo. Pero ¿Y los perros de muestra? Aquí si tengo que afirmar con total rotundidad que es completamente falso.

Un perro de cualquiera de las razas de muestra que todos conocemos como bracos, setter, pointers o bretones entre otras, no necesita morder caza para ser un buen perro. Los perros de muestra lo que necesitan es MOSTRAR la caza, lo que le ayudará a coger experiencias para no espantar la caza. Simplemente eso. Ahora bien, volviendo a las frases manidas, como siempre hemos escuchado que los buenos perros de caza se hacen a base de morder piezas, es cuando la escopeta entra en juego siendo un terrible enemigo para nuestros perros.

La facilidad de gatillo comienza a funcionar, independientemente de si el perro muestra o no, y lo único que nos importa es abatir la pieza y hacer percha. Pues NO. El perro de muestra primero debe oler la pieza y aprender a identificar si la emanación es reciente o de huida y de este modo aprender que si no muestra la pieza escapa porque él la espanta. Es en esos momentos cuando entran en juego las asociaciones a las que hacía referencia antes. Como siempre lo mejor es poner un ejemplo que todos seguro conocemos.

Tenemos un precioso cachorro de 9 o 10 meses que lo llevamos de caza por primera vez. Salimos al campo ansiosos de ver que es capaz de hacer nuestra futura promesa, la cual, hay que decir no sabe a lo que va ni ha olido con anterioridad las piezas que se supone que vamos a cazar. Pues bien, en estas el perro pasa al lado de una codorniz y ni se entera. Luego vamos nosotros y esta nos salta delante. Pan, pan, dos tiros y la codorniz cae al suelo. Nuestro cachorro, habituado a los disparos, localiza la pieza, la cobra y nos la trae, a la vez que nos decimos, “que pedazo de perro tengo”.

 

¿De qué ha servido esto a nuestro cachorro? De NADA. Lo que estamos haciendo es “contaminar” la muestra de nuestro perro, y lo que puedo conseguir en convertir a mi perro de muestra en un futuro levantador (dependiendo de los instintos que este traiga). La muestra es un rápido proceso cerebral que desencadena la parada del perro, y que poco a poco se va consolidando de forma totalmente natural con la HUIDA de la pieza. Si el perro no ve huir la pieza, y peor aún, encima se la matamos estamos haciéndonos un flaco favor a nosotros y a nuestro cachorro.

Pero esto no es todo, aún se puede hacer peor. Siguiendo con el ejemplo, nuestro cachorro ha cobrado, por lo que ya ha olido una pieza y sabe lo que debe buscar. Seguimos cazando y localiza una emanación que le resulta familiar y como ya ha tenido una experiencia de cobro previa, a lo mejor nuestro cachorro ha asociado solo eso y pretende cobrar la pieza. Entonces el cachorro espanta la codorniz y la vuela delante de sus narices. ¿Perfecto no? Recordar que decía que la huida fija la muestra.

Nuestro perro cuando reciba la próxima vez una emanación familiar como la de la codorniz seguramente será más meticuloso y terminará mostrando. El instinto del cachorro y las experiencias de “si no paro entonces espanto” irán forjando la muestra de forma natural en nuestro perro. Pero ¿y si cuando nuestro cachorro levanta la codorniz, YO tarugo de mí, con mi superescopeta de 1.500 “pavos” la abato? Pues sencillamente la asociación de nuestro perro será distinta.¿Para qué voy a mostrar si voy a recibir mi premio (la pieza)?.

Nuestro cachorro la próxima vez que reciba una emanación irá a donde está la pieza sin ninguna cautela ya que el premio, si la abatimos, ya lo tiene asegurado. Este ejemplo se suele dar a menudo en la media veda, donde hay muchas ocasiones de encontrar y abatir bastante codornices. Llegará septiembre y nuestro cachorro habrá mordido 50 o 100 codornices, pero ¿De qué habrá servido? Pues de nada. Nuestro cachorro sabrá cobrar, si, pero habremos contaminado excesivamente su instinto de muestra.

 

LLEGA OCTUBRE, SE ABRE LA VEDA GENERAL

Bueno, llega mediados de octubre y se abre la veda general donde vamos a por nuestra reina, la perdiz roja. Ya no vamos a tener tantas posibilidades de lances como con las pequeñas africanas y llega la hora de la verdad para nuestro cachorro. ¿Qué ocurre?

Siguiendo con el ejemplo vamos a ver que pasara si a nuestro cachorro NO le hubiésemos matado las piezas no mostradas y si lo hubiésemos hecho. Está claro en ambos casos al inicio de la jornada el cachorro va a espantar perdices sí o sí. Luego, después de varios vuelos de la patiroja, si tenemos la suerte de que esta se queda en algún esparto o zona donde nuestro perro tenga oportunidad de llegar y recibir su primera emanación de la reina de la menor, nuestro perro se alterará en exceso debido a la fuerte emanación y pensará ¿De dónde viene? Avanza y cada vez es más fuerte hasta que zas, nuestro perro para y MUESTRA. La perdiz vuela, apuntamos, disparamos y la abatimos.

Nuestro perro cobra, momento en el que libera toda la tensión acumulada en la muestra y su cerebro hace dos cosas:

  1. Se relaja
  2. Almacena la experiencia

En el próximo lance seguramente nuestro perro muestre algo más lejos, (en cuanto perciba la emanación con fuerza suficiente), comenzarán las guías y las resoluciones. En definitiva se estará haciendo un PERRO DE MUESTRA. ¿Y qué hay de nuestro segundo caso en el que disparamos sin que nuestro cachorro mostrase?

Pues nuestro cachorro cuando reciba la emanación de la perdiz irá a cogerla, ya que con sus experiencias previas sabe que va a cobrar y que no necesita mostrar. Pero aun así, todavía estamos a tiempo de poder recuperarlo. ¿Imaginas por un momento que sale la perdiz y no disparas? Que cosas digo verdad, no disparar. Pues sí, si no disparamos, con tiempo y experiencias POSITIVAS nuestro cachorro acabará mostrando, Ahora si seguimos disparando, apaga y vámonos.

Después de esto se entiendo que muchos cazadores busquen perros de muestra que cacen cortos, a la mano. Claro NO MUESTRAN, entonces si se van de mano están fuera de tiro y no pueden abatir las piezas. ¿Queda claro por qué la escopeta es el mayor enemigo del perro de muestra?

Si hacemos las cosas con dos dedos de frente, pensando en el perro, anteponiendo su aprendizaje y formación a nuestros instintos predadores que nos hacen tener el índice tembloroso, presto a la flexión y posterior presión sobre el gatillo al menor movimiento que detecte nuestra retina; si dejamos de ser “terminator” tendremos aceptables, buenos e incluso formidables PERROS DE MUESTRA, hasta entonces disfrutar de tragapanes.

Visto 10426 veces Modificado por última vez en Dic 09 2016
Jesus Barroso

Adiestrador con más de 20 años de experiencia. Colaborador activo en prensa especializada como Perros de Caza, web del grupo V o Federcaza. Profesor en numerosos cursos sobre adiestramiento del perro de caza.

 695 368 411    jbsensei@hotmail.com

2 comentarios

  • Jose manuel jurado misut
    Jose manuel jurado misut

    Hola Jesus, muy bueno el articulo.Te hago una pregunta: tengo una bretona de 12 meses recien cumplidos, este año no ha salido a cazar tan solo le he puesto 3 o 4 codornices que no le he matado para ver si mostraba y muy bien. He estado trabajando en la educacion (junto, quieto, llamada, giro). Ahora queria empezar a sembrarle caza y matarsela (en un escenario de caza) pero hay un sitio muy cerca de mi casa al que la estoy llevando por las tardes y hay mucha perdiz, ayer encontro una y la espanto y hoy ha encontrado dos y tambien las ha espantado(Pero las encuentra con mucha facilidad). Que hago? ¿la llevo a perdiz sin arma hasta que las pare bien o le mato algunas piezas de granja? ¿o intercalo?. Otra cosa es bueno que la lleve todas las tardes?. Muchas gracias de antemano enhorabuena.

    08 Febrero 2017 : 22:31 Enlace al Comentario
  • DeXinla
    DeXinla

    Increíblemente cierto esto que dices Jesús, es el gran cáncer dentro la caza con perros de muestra.
    A ver si aprendemos a descifrar y descifrarnos, en el sentido de saber qué es lo que realmente nos importa: colgar piezas o tener un gran perro de perdices.

    Enhorabuena por el artículo y Gracias!,
    DeXinla.

    12 Diciembre 2016 : 14:08 Enlace al Comentario
Inicia sesión para enviar comentarios