Nuestras mejores historias

Nuestros mejores articulos sobre adiestramiento para todos vosotros
Blog

Blog

Para disfrutar de nuestras jornadas de caza al máximo y recordar momentos inolvidables es fundamental disponer de un compañero de fatigas que cumpla a la perfección su cometido. Un perro de caza debe tener entre otras una buena búsqueda, una muestra firme y un cobro perfecto, virtudes que deben realizar con total naturalidad para disfrutar de la caza con perro de muestra.

En esta sección os contaremos como educar y adiestrar a nuestros compañeros de caza para realizar su trabajo y como corregir aquellas conductas tan habituales en muchos de los perros de caza y que diariamente se nos dan en perros de caza que vemos. Esperamos que disfruteis.

En nuestro anterior artículo "El collar de impulsos eléctrico" contaba la importancia de realizar un buen uso del collar de impulsos eléctrico en el adiestramiento de nuestros perros de caza. En el mercado tenemos collares con alcances que van desde los 200 metros mínimo, hasta los 2000 metros de máximo (tal vez haya alguno de mayor alcance, pero lo desconozco).

La caza de la becada se realiza por normal general en montes o bosques con espesa vegetación que en la mayoría de los casos nos impide ver la posición de nuestro perro. Por este motivo, desde hace años, los cazadores de becadas, y también, de forma general, aquellos que cazan en zonas con mucha maleza, utilizan ciertos accesorios para facilitar la localización de sus perros, principalmente cuando estos entran en muestra al localizar una arcea o chocha.

En los perros de muestra, enseñaar la orden de quieto es un ejercicio fundamental que nos sirve de gran ayuda en nuestro día a día, ya sea en casa, en nuestras jornadas de caza o en la competición. En esta ocasión vamos a ver cómo podemos trabajar el quieto a distancia, un ejercicio que nos permitirá “parar” a nuestro perro cuando este esté alejado de nosotros.

La orden elegida es e chisteo o chiiiiist, una orden poco “molesta” que nos permitirá mandar el quieto a nuestro perro a unas distancia corta y media.

Estamos en el siglo XXI, es la era de la tecnología, de la robótica y la inteligencia artificial entre otras muchas innovaciones. Nuestros hogares están repletos de aparatos complicados pero de manejo muy simple. Casi todos los aparatos tienen mando a distancia, todo funciona con botones y todo aparentemente es fácil, basta con apretar un botón.

Esa misma facilidad a la que tenemos acceso es la que a veces nos complica la vida, porque hacemos del botón el centro del mundo y nos

El cobro es uno de los ejercicios más difíciles de trabajar, ya que son muchísimas las variaciones y casuísticas que pueden llegarse a producir para que un perro no cobre o cobre de manera incorrecta. El cobro podemos dividirlo en tres fases.