Aprendizaje por asociación en los perros

Ago 17 2016
Valora este artículo
(6 votos)
Los perros y el aprendizaje por asociacion Los perros y el aprendizaje por asociacion

En el anterior artículo “como aprenden los perros” hacíamos una introducción al modo de aprendizaje de los canes, en el que comentamos que la inteligencia de los perros era muy diferente a la de los seres humanos Pues bien, veamos los sistemas de aprendizaje de un perro:

 

1º Habituación o adaptación:

El perro aprende a través de ambas. Un estímulo que provoca una respuesta en el perro, repetido en forma de tiempo deja de tener un efecto negativo en él. (detonaciones, nuevos terrenos, correas y collares,....)

2º Sensibilización:

Contrario al anterior. Sensibilización al collar, a la voz, al silbato. El perro no responde hasta que repetimos el estímulo, en tiempo y forma.

3º Condicionamiento clásico:

Se basa en la asociación de dos estímulos, es decir, un estímulo que no significa nada para el perro, como por ejemplo el ruido del motor de nuestro coche, pasa a significar algo cuando este se repite y se une además al acto de sacarlo del chenil o la perrera. Es entonces cuando el perro asocia el ruido del motor de nuestro coche con salir de la perrera y al oírlo se excitará.

4º Condicionamiento operante o instrumental:

Se basa en la asociación compuesta de dos o más estímulos, lo entenderéis mejor viendo sus tipos o apartados. Serían:

  1. Refuerzo positivo: premio después de una conducta deseada. Por ejemplo, silbo al perro (estímulo), este acude (respuesta) y recibe un trozo de salchicha (premio). El perro asocia el silbato con acudir y recibir un premio. Simple.
  2. Castigo: Después de una conducta indeseada, correcciones con la voz, con la correa, collar de adiestramiento, etc... Por ejemplo, ordeno al perro sentarse mediante la orden “sitz” (estímulo). Si el perro no obedece y no responde recibe un empujón en las nalgas hacia abajo (castigo) y entonces el perro adopta la postura de sentado (respuesta operante). Simple también ¿no?
  3. Refuerzo negativo: basado en el instinto de evitación. El perro evita un estímulo negativo cuando hace lo que deseamos. Por ejemplo, le pisamos una pata al perro antes de oir el comando cobra y le ofrecemos el dummy para que lo coja. En ese momento desaparece el estímulo negativo (dejamos de pisarle la pata).
  4. Omisión: el perro no recibe respuesta alguna cuando hace algo, de modo que termina por no hacerlo. Por ejemplo, llegamos a casa y el perro comienza a saltar y no le hacemos ni caso. El perro no recibe ningún estímulo y al poco tiempo dejará de saltar.

5º Condicionamiento diferido:

Este condicionamiento se da cuando hay un tiempo de respuesta entre estímulos. Por ejemplo si toco el silbato, dejo pasar un par de segundos y aprieto el botón del collar eléctrico, estamos induciendo una asociación de respuesta tardía y evitamos la obediencia mecánica.

6º Condicionamiento inverso:

Impedimos al perro perseguir una perdiz que vuela y premiamos la actitud de quedarse quieto y no perseguir. El perro entonces cambiará su conducta y permanecerá inmóvil al ver volar la perdiz.

7º Condicionamiento de segundo orden:

Consistiría en la asociación que un perro hace entre un premio y un sonido emitido parejo a ese premio, pasando en poco tiempo a ser considerado ese sonido como el mismo premio. El método clícker sería el ejemplo más claro.

Si tenemos claro y presente que un perro aprende por “condicionamientos”, todo irá sobre ruedas en el momento de educar a nuestro perro. Entender el comportamiento de los perros antes estos métodos simplificará su adiestramiento. Seguiremos profundizando en el aprendizaje de los perros en próximos artículos,  

Visto 5279 veces Modificado por última vez en Dic 10 2016
Jesus Barroso

Adiestrador con más de 20 años de experiencia. Colaborador activo en prensa especializada como Perros de Caza, web del grupo V o Federcaza. Profesor en numerosos cursos sobre adiestramiento del perro de caza.

 695 368 411    jbsensei@hotmail.com

Inicia sesión para enviar comentarios