Cuando un perro no es un perro

Ago 25 2016
Valora este artículo
(4 votos)
Cuando un perro no es un perro Cuando un perro no es un perro

Todos los animales "cazadores" y en especial todos los cánidos necesitan cazar para poder alimentarse y sobrevivir. Para poder realizar esta interacción biológica, un depredador necesita tener la capacidad de localizar su presa, seguirla y capturarla en lo que podemos denominar secuencia de predación. Este instinto que en los cánidos debe ser innato, en ocasiones debido principalmente a la "humanización" o "domesticación" de algunos ejemplares tiende a desaparecer.

 

En las hembras, en ocasiones al quedarse preñadas suele reaparecer este instinto debido al cambio hormonal y fundamentalmente a la creciente necesidad de alimentar a sus cachorros, aunque no siempre es así. Recuperar en estos ejemplares el instinto de predación, consiste principalmente en devolverle al perro a su estado natural, es de decir volver a "ser un perro". Esta transformación suele ser muy muy complicada y solo se consigue en algunos ejemplares.

Pues bien el caso que hoy os exponemos en nuestro video es un claro ejemplo de esta falta de instinto predatorio, algo difícil de explicar en perros de líneas de caza, pero que en ocasiones y debido a los problemas que comentamos anteriormente suele aparecer en algún perro. Un breton que su propietario utiliza para cazar en puesto las palomas y malvices y que por tanto necesita disponer entre otro un cobro perfecto. Para llegar a esto primero debemos de "sacar" y "desarrollar" el instinto perdido.

Veréis que el epagneul breton del video apenas va a buscar la pieza, algo totalmente acorde a su ausencia de instinto de predación. Para ir trabajando este problema hemos introducido un elemento de motivación adicional. Un perro más experimentado, con un instinto de predación y cobro natural, algo que puede aumentar la "competencia" por la pieza y que puede hacer reaccionar a nuestro perrito potenciando de esta forma su instinto predatorio.

Después de varios días trabajando podéis ver como el perro ya emboca las piezas y hasta nos las trae. Deberemos de seguir trabajando con él y con mucha paciencia intentar que este precioso breton recupere su instinto y vuelva a ser perro para disfrutar con su dueño de maravillosas jornadas de caza.

Visto 2293 veces Modificado por última vez en Ago 26 2016
Victor Esandi

Adiestrador profesional por la RFEC y autor del libro "De la monta a la caza". Colaborador en programas cinegéticos como "Desveda" o "Adiestrando al grupo 7". Actualmente adiestrador oficial en coto Valdorba.

  676 197 845    victoresandi@hotmail.es

Medios

Un breton sin instinto de predación
Inicia sesión para enviar comentarios