El perro maestro

Sep 12 2016
Valora este artículo
(8 votos)
La creencia popular del perro maestro La creencia popular del perro maestro

En la cultura cinegética todos hemos oído en alguna ocasión en alguna tertulia o charla entre cazadores, “voy a sacar al cachorro con tal o cual perro a ver si aprende”.

El tema del perro maestro, o mejor dicho, esta creencia popular y bastante arraigada del perro maestro, no podía dejarlo en el tintero al tratar sobre la inteligencia canina y sus formas de aprendizaje. Quiero dejar claro que solo es eso, una creencia para enseñar a un cachorro, basándose en que este acompañe a un perro adulto experimentado para que aprenda de él.

 

Si aceptamos esto, deberíamos aceptar la “capacidad de imitación” en un perro, cosa que solo se da en algunos mamíferos superiores como chimpancés y delfines y tal vez en algunos pájaros, como por ejemplo los loros y cacatúas que repiten los sonidos, los imitan. Si los perros tuvieran la capacidad de imitación, su educación, y por tanto adiestrar un perro, sería una tarea sencillísima, bastaría con llevarlo con un perro adiestrado y obedecería por imitación ¿no?

Imaginemos por ejemplo que queremos enseñar a un perro a sentarse. Si cogemos a nuestro cachorro y a otro perro adulto y al perro adulto le damos la orden “sit” o “sienta” y este obedece, el cachorro debería hacerlo. Alguno todavía pensará que sí, que un perro imita a otro cuando también por ejemplo uno entra a una zarza y desaloja un conejo, el segundo al verlo lo imitará.

Rotundamente NO, no funciona así.

Un cachorro normalmente tiene tendencia a seguir al adulto sobre todo en un ambiente y terreno nuevos, desconocidos para él. El perro adulto le ofrece confianza y seguridad y a lo sumo le “facilitará alguna experiencia de caza” que por sí solo el cachorro debido a su inexperiencia y a su inmadurez no lograría por sí solo.

Quizás ese sea el único punto a favor de sacar un cachorro con un adulto, pero incluso de esta forma, hay que tener en cuenta que cualquier experiencia que viva el cachorro por sí mismo valdrá por 20 facilitadas. De modo que no habiendo imitación no puede haber aprendizaje, incluso en ocasiones puede ser contraproducente.

Generalmente los cachorros que salen con perros adultos a cazar romperán de forma tardía a cazar por su cuenta ya que pueden acomodarse y hacerse gregarios acostumbrándose a que sea el perro adulto el que realice el trabajo. En otras ocasiones el perro adulto si es dominante puede coartar la libertad e iniciativa del perro joven y este “venirse abajo” y dejar de cazar cuando va con él.

Estos son algunos ejemplos que pasan a menudo cuando sacamos a los cachorros o perros jóvenes con los adultos. Si ponemos en una balanza los pros y los contras me salen más contras. Yo lo tengo claro, pero como siempre digo allá cada cual.

Con perros de muestra ya es complicado hacerlo con un ejemplar, como para encima hacerlo en equipo con dos o más. En perros levantadores o de rastro otro tanto de lo mismo. Las jaurías se hacen primero individualmente, luego entrará el colectivo, de otra forma siempre habrá ejemplares que trabajen y otros que parecerá que trabajan.

Bueno espero que la próxima vez que tengáis que sacar a un cachorro os acordéis de estas líneas. Recordar los artículos en los que explicamos como aprenden los perros y el aprendizaje por asociación.

Visto 4904 veces Modificado por última vez en Sep 13 2016
Jesus Barroso

Adiestrador con más de 20 años de experiencia. Colaborador activo en prensa especializada como Perros de Caza, web del grupo V o Federcaza. Profesor en numerosos cursos sobre adiestramiento del perro de caza.

 695 368 411    jbsensei@hotmail.com

Inicia sesión para enviar comentarios